http://images2.listindiario.com/image/article/26/680x460/0/F2A1578E-CE04-4004-A070-FA8ECBFD2CFC.jpeg
Listin Diario
19 Septiembre 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 1:37 AM
La República 31 Julio 2007
0 Comentarios
Tamaño texto
LA PRENSA DICE QUE LA CONSTRUYÓ EN SANTO DOMINGO, DONDE VIVE DESDE 1986
Indagan en Panamá fortuna de Barderas y socios en RD
  • Jesús Barderas conoció a varios políticos en República Dominicana y Abraham Hazouri es citado como uno de los principales socios.
Compartir este artículo
Santiago Fascetto

PANAMÁ.- Las playas de República Dominicana le sientan bien al empresario español Jesús Barderas. Desde su mudanza definitiva a la isla en 1986, amasó una fortuna de la mano de un sinfín de negocios: turismo, seguros, aeropuertos y operaciones inmobiliarias. Pero la bonanza que fue a buscar al Caribe se hizo añicos el 26 de octubre de 2006. Ese día, la revista española Interviú publicó un artículo en el que vinculó a Barderas con el llamado escándalo de Marbella, una causa judicial (Operación Malaya) que destapó una extensa trama de corrupción en el exclusivo balneario ibérico.

Según la revista, Barderas fue el hombre que introdujo a los empresarios Carlos Sánchez y Andrés Liétor al circuito comercial de República Dominicana. El dúo Sánchez y Liétor están imputados en la causa judicial y acusados de pagar coimas por 5.3 millones de dólares para conseguir privilegios en la licitación de licencias urbanísticas.

Barderas es el principal impulsor -junto con su socio dominicano Abraham Hazouri- del proyecto energético más ambicioso de la historia de Panamá: el Centro Energético de las Américas.

Durante una entrevista que concedió a este diario, el empresario negó tener alguna relación con la dupla Sánchez- Liétor. “No he tenido ningún vínculo con este tema”, dijo.

El ejecutivo atribuye a una vendetta de personas que se mueven por el “bajo mundo empresarial” el que lo hayan vinculado a dos de los imputados en la Operación Malaya. Incluso, demandó por injurias al responsable de la investigación en la que se apoyó la nota de Interviú.

Durante los años en República Dominicana, Barderas conoció a varios políticos locales. Uno de ellos fue Miguel Vargas Maldonado, antiguo secretario de Obras Públicas del ex presidente dominicano Hipólito Mejía.

El Servicio Ejecutivo de la Comisión de Prevención del Blanqueo de Capitales de España identificó a Vargas Maldonado como el socio y protector en la isla de Sánchez y Liétor, quienes realizaron en los últimos años inversiones millonarias en ese país.

“Soy amigo de Vargas Maldonado”, dijo Barderas. “Pero no he tenido -aclaró- ninguna vinculación comercial”.

La llegada de dinero procedente de las operaciones ilícitas en Marbella prendió la alarma de la justicia de República Dominicana. “Estamos analizando la posibilidad que haya lavado de dinero”, dijo a este diario Octavio Lister, director del Departamento de Prevención de la Corrupción de República Dominicana.

Bajo la mirada del Consejo
En Panamá, el nombre de Barderas no pasó inadvertido. El Consejo de Seguridad Pública y Defensa Nacional lo investigó. El expediente secreto del Consejo -al que tuvo acceso este diario- se terminó y archivó en enero de 2007.

Su carpeta consta de unas 30 páginas -con esquemas, organigramas y fotografías- que recorren su vida empresarial en España, República Dominicana y Panamá. También sus socios y contactos. Para el organismo, Barderas es el “magnate de los bienes raíces”.

Dentro del archivo se menciona su supuesto vínculo con el escándalo en Marbella. “Según informes de inteligencia, Jesús Barderas y Abraham Hazouri le consiguieron [a Sánchez y Liétor] una de las mejores influencias políticas del país caribeño: Miguel Vargas Maldonado”, dice el legajo.

En su conclusión, el informe aclara: “La información de inteligencia que se maneja sobre Barderas y alguno de sus asociados no ha sido suficiente para ser llevada ante la justicia, por lo menos hasta el día de hoy”.

Tras advertirle que su nombre estaba bajo la mirada inquisidora del Consejo de Seguridad, Barderas culpó otra vez a los empresarios del bajo fondo. “Los facinerosos han dicho que nos van a hacer daño en todos los lugares donde puedan”, dijo. Un par de años antes de que Barderas cayera en el satélite de los investigadores locales, el presidente, Martín Torrijos, conoció al empresario durante una visita a República Dominicana. El lugar del encuentro: el complejo turístico Cap Cana, propiedad de Barderas y Hazouri.

“El Presidente fue a Cap Cana porque estaba en La Romana [otro lugar turístico a pocos kilómetros]. Lo conocí hace dos años y le tengo afecto desde esa fecha, pero no puedo decir que soy su amigo”, dijo.

De quien sí se dice amigo es de un asesor presidencial con acceso directo al despacho de Torrijos: Carlos Santiago Castillo. Barderas conoció a Castillo en una pelea de gallos: a partir de allí comenzó una relación que los llevaría hasta la puerta de una reunión del Consejo de Gabinete en julio de 2005.

* Santiago Fascetto es periodista investigador
de La Prensa de Panamá.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Se ha cerrado la discusión de este artículo por lo que no se puede comentar
Más en La República