Listin Diario
30 Agosto 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 10:09 PM
Puntos de vista 12 Marzo 2010
0 Comentarios
Tamaño texto
MI PALESTRA
Don Luis Amiama Tió
Compartir este artículo
Germán Martínez

Todos los que conocieron y trataron al héroe nacional don Luis Amiama Tió solamente pueden tener para su memoria palabras de afecto, de gratitud y de alabanza a su condición de dominicano excepcional, de amigo sin dobleces, de hijo, padre, esposo, hermano fuera de serie.

Me unen lazos de sangre con las hijas de ese hombre al que conocí y traté en vida siendo muy joven, al que visitaba en su casa, al que acompañé aquella noche en que Joaquín Balaguer le permitió a sus jefes militares que rodearan la casa del hombre que había dado ejemplo de solidaridad para con él en la nunciatura, y para sus hermanas cuando estaba en el merecido exilio tras la desaparición de la satrapía que había sostenido con su pluma y su voz y su accionar.

Ahora quieren ofenderlo, pero para ofender se requiere mucho más que usar la figura dañada de la hija menor del asesino de San Cristóbal, para poner en su voz, y dizque en su pluma, falacias, mentiras que solamente enfermos, elementos que saben que deben pagarle al país algún día la deuda de sangre y horror -no importa que se hallan arrepentido, que se den golpes de pecho, que vayan día a día ante el altar de Dios- ella y los iguales que ella, son y serán responsables de un río de sangre y de dolor, de robo y de luto que anegó durante treinta y pico de años a la familia dominicana.

Don Luis Amiama Tió, Antonio Imbert Barrera y junto a ellos y con ellos todos los dominicanos y dominicanas asesinados, torturados, desaparecidos, durante el régimen de oprobio que personalizó Rafael L. Trujillo, están y seguirán en el Altar de la Patria, donde solamente van los justos y los buenos. Ellos, la autora del libelo y su familia hace tiempo que están y han de seguir en el zafacón de la historia. Amén.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Se ha cerrado la discusión de este artículo por lo que no se puede comentar